A la búsqueda de señoras maduras

Llama la atención cómo, todavía hoy, a la gente parece que le escandaliza la famosa sección llamada tradicionalmente “de contactos” . Sí, todos sabemos que lo que denominamos así no es más que una forma de encontrar sexo gratis, o bueno, a veces no tan gratis; pero claramente buscamos una relación con otra persona, ya sea de índole sexual o de otra clase si llegara a prosperar. Y aunque siempre ha tenido muy mala fama y peor tolerancia, lo cierto es que viene a ser como el porno online: todo el mundo lo usa o le gustaría usarlo, pero nadie se atreve a confesarlo.

Pero desde anuxi.es no nos cortamos a la hora de examinar este tipo de búsqueda de anuncios, pues es esa la mejor manera de dar un servicio útil y veraz, lejos de hipocresías o de datos que al fin y al cabo no llegan a interesar a nadie. Por eso, no podemos negar que, en cuestión de contactos entendidos a la vieja usanza, la gran mayoría de hombres buscan tener una relación con una mujer mayor. Para empezar, para nadie es un misterio que en miles de sitios webs para adultos de todo el mundo, el top de búsquedas son siempre videos de maduras. Como yo siempre digo, esto no es nada extraño, aunque pueda sonar a degenerado por tener ese especial gusto por las mujeres de edad avanzada, a veces cuanto más ancianas mejor.

Esto sería asunto para examinar detenidamente, y quizá analizarlo con profundidad por ver qué conclusiones se sacaría, pero personalmente tengo mi propia teoría. Lo primero es el cambio en el significado de lo que denominamos “mujeres maduras“. ¿Acaso no se nos representan nuestras propias abuelas cuando hablamos así, pensando en señoras rodeadas de hijos, siempre pendientes de la casa y esperando la visita de familiares a los que reciben de forma entrañable? Desde luego, es algo muy agradable, pero ni siquiera las mujeres de edad avanzada son ya así, y creo que es algo que a los hombres en especial nos cuesta comprender. Ahora, cuando hablamos de maduras, nos encontramos en una fraja ambigua que va desde los 30 hasta los 60, donde nos encontramos mujeres realizadas ya sea con su familia o con su trabajo, con ambos o con ninguno, y que han dejado atrás una vida llena de sacrificios para ocuparse también un poco de sí mismas.

Por eso, puede ser que las nuevas generaciones de hombres, sin darse cuenta, se hayan percatado de esto, y ya no busquen a estas tías que les superan la edad como una personificación de sus madres o abuelas, sino como mujeres seguras de sí mismas y con experiencia en la vida. Ah, y eso, sin hablar de la apariencia física, que es algo que también ha dado un cambio rotundo. Ahora, aunque vemos a mujeres que claramente ya no son jovencitas, casi cuesta trabajo adivinar su edad, pues se mantienen bellas y en forma durante muchísimo tiempo; gimnasio, tratamientos de belleza, nuevos cosméticos, prendas de calidad… todo se une para que parezca que no pasa el tiempo para ellas, y ese es otro factor que hace que muchos hombres las prefieran antes que tener una relación con una chica joven.

El otro factor, yo creo, es la visibilidad que ahora tiene en el mundo la mujeres de edad. Todos conocemos a mujeres famosas, ya sea en la política, en el arte, o en el mundo empresarial; ¿son pocas?, estamos de acuerdo en que sí, pero de hecho son muchas más que hace por ejemplo un cuarto de siglo, y eso es algo que no se puede negar. Inconscientemente, vemos a estas señoras por la tele, en internet o en los periódicos, y pensamos en el poder que su imagen tiene; tanto, que quizá nos lleva a pensar que las cualidades que vemos o imaginamos en ellas no pueden estar en otras de menos edad, y que son productos de los años vividos.

Por lo que sea, o si es cierto o no, siempre es bueno tener presente a nuestras mayores en nuestras vidas, porque son muchas cosas buenas lo que esto nos puede traer.